26 nov. 2007

Cuento

Cuento de un niño en guerra.

Las balas sacudieron sus oídos, mientras el miraba tras el parabrisas una niebla espesa con sombras andando de aquí para allá.
Su padre bajó a ver los sucesos, pero lo perdió de vista prontamente.
En la Machala se daba este hecho no muy fuera de lo común, la policía tardó veinte minutos para llegar.

Entre las sirenas se escuchaba la radio del patrullero, un sargento salió a ver el cuerpo que yacía tendido junto a las franjas del paso cebra, él seguía observándolo todo callado y con miedo pero enseguida se junto con el sargento porque las luces azules y rojas le dieron a entender que estaba más seguro que antes. La música de las cumbias y pasillos cesaron con las sirenas de los siguientes patrulleros que se acercaron. Una sonrisa se dibujo en su rostro cuando vio una silueta conocida.

- ¡Papi! – Gritó Juan – ¿por qué te fuiste así? -.
- Casi lo alcanzo mijito – dijo su padre mientras se secaba el sudor con la mano – Se pegó un pique de negro ese desgraciado.
- ¿Quiénes eran? – Preguntó inocente el niño.
- Unos choros infelices, casi se llevan todo el dinero del local de aquí -.

Mientras tanto uno de los uniformados se acerco a interrogar el suceso, el padre del niño escuchaba admirado, pues su padre contaba una historia que parecía de película, con los ojos cerrados imaginaba a su padre persiguiendo a los maleantes tal como Bruce Willis en Duro de Matar Segunda Parte.





Por Daniel Centeno

2 comentarios:

barcelona dijo...

me parce muy interesante pero deven poner mas atencion el los signos de punrucaion para una mejor comprención de la lectura
pero les felicito esta muy interesante

POOOSS dijo...

el cuento me parecio muy bueno, ya que dentro de el narra una historia de como somos aqui, de como la polícia no cumple su labor como debe de ser y narra algo real que pasa en nuestro pais